La energía es una sola pero la intencionalidad que le apliquemos define si se transformará en una energía creadora o destructora. ¿Lo habías pensado?

Lo que pocos descubren acerca de la energía

energía creadora

Estoy convencida que el buen uso de la energía es fundamental para que la vida se transite sin obstáculos. 

En realidad, debo ser franca y contarte que lo que hoy siento expresar, tiene que ver con todo lo que sucede en los últimos tiempos a mi alrededor. 

Ya he dicho otras veces que los temas que desarrollo no están inspirados en las tendencias que marcan los buscadores. Surgen de lo que observo en mi día a día. Y últimamente, varios países están mostrando esto de lo que deseo hablar. 

No digo que no sea necesario hacer valer los derechos que, como humanos, tenemos. Lo que no alcanzo a comprender es el tipo de energía que se está utilizando para hacerlo.

Observando la naturaleza podemos descubrir que la energía -hay solo una-, puede ser creadora de vida, cuando se expresa de forma armónica. Pero que hay instantes en los que -por las causas que sean-, se desborda, sale de su cauce y provoca destrucción.

energía destructiva

El relámpago es una de las formas en las que la energía de la naturaleza, explota. Si hubiera vida allí donde esta energía descontrolada se manifiesta, la destruiría.

Energía creadora y energía destructora

Desde pequeña tuve la tendencia de buscar en la naturaleza las respuestas a todo aquello que no entendía. Claro que también atosigaba a mis padres con preguntas y más preguntas…Pero siempre terminaba contrastando sus respuestas, observando la naturaleza. 

Las Fábulas de Esopo, tan de moda en la vieja crianza y ahora en desuso, me enseñaron muchas cosas. Parece que el tal Esopo era un gran observador de la naturaleza.

Con “La liebre y la tortuga” aprendí que no siempre el que camina más rápido llega primero y que con paso firme, determinación y constancia se puede llegar antes o más lejos. 

“La cigarra y la hormiga” me enseñaron que más vale ser cauteloso, no gastarse todo en los tiempos de bonanza y ser previsor porque el invierno siempre llega. Y que la vagancia y falta de constancia nos puede salir muy caro.

La fábula de “El lobo y el cordero” me hizo ver que siempre habrá personas con malas intenciones y que sus argumentos pueden parecer muy convincentes pero que sus intenciones me pueden perjudicar. Y sensibilicé la percepción para no resultar engañada.

Cuando “El perro y su reflejo en el río” llegó, me obligó a observar mucho mi entorno y mis propias insatisfacciones. No fue sencillo alcanzar este aprendizaje en una sociedad consumista y clasista. Pero, con el tiempo, comprendí que solo nos llevamos lo que somos. y que la única competencia es con nosotros mismos. 

 “La zorra y las uvas” describe muy bien la consciencia colectiva del país en el que decidí nacer. La insatisfacción constante y la búsqueda de culpables ante todo aquello que no nos atrevemos -por miedos, pereza o deshonestidad-, a hacer por nosotros mismos. 

Y, por último, la moraleja que deja “El lobo con piel de cordero” nos infunde la confianza de que el universo siempre se ocupa de dar a cada quien aquello que le corresponde.

La energía como instrumento creativo

energía creativa

Con solo ver esta imagen identificamos una intención creadora. Hubo alguien que dedicó su tiempo para edificar una estructura armónica utilizando elementos de la naturaleza. También se puede percibir la energía de paz que surge de ese instante que luego transformó en una obra de arte fotográfico.

Pero imaginemos que en otro momento pasara por ahí alguien muy enojado, alguien que guardara una energía desbordada y necesitara expresarlo de alguna manera. Seguramente, no tendría la sensibilidad para visualizar esta obra armónica, viendo solo piedras listas para ser pateadas. ¡Y en un instante, todo quedaría destruido!

Pero…¿qué diferencia la energía creadora de la destructiva?

La energía es una fuerza que puede crear vida o destrucción.

Nuestra vida es la creación de nuestra mente. El pensamiento es la primera materialización de la intención creadora. Pero existe algo más sutil y anterior al pensamiento que proviene del sentir. 

Entonces ¿que diferencia un acto creador de vida de otro creador caos y destrucción? Algo tan sutil como la intención. Y la intención parte de un sentimiento, de una manera de percibir lo que mal llamamos, realidad.

La energía como instrumento de destrucción

energía destructiva

No hace falta ser muy perceptivo para identificar que por allí pasó un tornado. No sabemos si se trató de una obra de la naturaleza desbordada o de las energías, también desbordadas, de un acto humano. Pero de lo que no hay duda es que la intención ha sido destructiva. 

Cuando miro las paredes de algún edificio pintadas por la mano de un trasnochado aerosol, me entristece percibir la falta de respeto a la propiedad ajena. Pero, al mismo tiempo, me pregunto en que momento, esa energía vital, destinada a crear obras de arte, se desvirtuó llevando a su creador a destruir. 

Como sociedad -y me refiero a la que compone toda la humanidad planetaria-, somos co-responsables del uso que le damos a la energía vital con la que vinimos provistos a este mundo. Y educar para el uso responsable de la energía -tanto la de nuestra vida como la que nos provee la naturaleza-, nos corresponde a todos. Claro que no todos tenemos el mismo nivel de responsabilidad.

Cuando pateamos la piedra lo hacemos con ira, rabia o mal humor y el sentimiento posterior, si bien resulta una descarga, no es grato. La consciencia de que hemos destruido nos provoca malestar.

Por el contrario, cuando convertimos un conjunto de piedras en una pequeña obra de arte, la sensación que nos inunda es la de satisfacción y autoestima.

Agradeciendo tu energía creadora

Usar la palabra para expresar nuestro sentir es una buena manera de canalizar la energía de insatisfacción y una gran ayuda para la sanación interior, como te lo cuento aquí.

La palabra, expresada en el lugar y tiempo preciso no solo puede cambiar nuestras energías destructivas sino también inspirar a la construcción de nuevas realidades

Si llegaste hasta aquí, si me acompañaste en este tiempo de reflexión, desde ya te lo agradezco. Y aprovecho para preguntarte

¿Qué piensas acerca de expresar la insatisfacción personal a través de acciones destructivas o avasallando los derechos ajenos? 🤔

Y… ¿con cuál energía caminas por la vida? 🤗

 

Comparte en las redes