La percepción de un objeto o proceso puede ser inmediata o llevar un tiempo. Pero alcanzarla es subir un escalón en el camino de la vida. Ya te cuento qué me hizo reflexionar sobre ello.

la percepción y el arte

Hoy vengo a contarte una historia. Creo que ya habrás percibido que escribo sobre aquello que me inspiran las personas. Y hoy fue mi primo el maestro.

Esta mañana me mandó esta foto y me preguntó qué me sugería. Le dije:

¡Decidiste no volver a subir a la escalera!  “Muy bien diez”, me respondió.

A ver cómo te cuento lo que busco expresar. 🤔

Sucede que hace varios meses, se cayó de la escalera y se fracturó un brazo. Al principio es posible que se haya sentido así:

Si definimos a la percepción como la forma en la que el cerebro detecta las sensaciones que recibe, indudablemente, lo que había “sentido”, no le gustó.

El suceso le había dejado una impresión en su subconsciente que lo llevó al sentirse disgustado. Pero todavía esa impronta no había llegado a nivel consciente.

Y el proceso le llevó algún tiempo…

Si la comprensión de lo percibido -cualquiera sea la que se deba alcanzar-, llega de manera instantánea, se incorpora a nivel de la consciencia y, posiblemente, no se repitan situaciones similares.

Pero si el mensaje no es integrado, seguramente recibiremos pruebas, algo distintas, pero con el mismo objetivo… ¡hasta que comprendamos!

La percepción difiere de la observación en que es más imprecisa, se recibe a un nivel más sutil.

Por eso, alcanzar una percepción consciente, puede llevar más tiempo que la simple observación de un objeto o suceso.

La toma de consciencia transforma una simple observación en un acto perceptivo que deja una impronta en la consciencia.

Cómo alcanzar la percepción consciente

1 – Estar siempre atento.

La sabiduría japonesa enseña que cualquier enfermedad o accidente parte de un estado de distracción. La sensación de frío puede ser muy rápida y sutil. Pero si estamos atentos, la percibiremos.

2 – Actuar al percibir.

No se trata solo de percibir -algo que es sutil-, sino de tomar consciencia inmediata de la percepción y ¡entrar en acción!  Para el ejemplo de la sensación de frío sería ir pronto a abrigarse.

La vida está llena de obstáculos que debemos aprender a sortear. Pero si logramos verlos como posibilidades para nuestro crecimiento, nuestra actitud cambiará y la percepción se ampliará.

Siempre me gustó observar el agua de los ríos. Porque se mueve en una dirección. En su recorrido sortea muchas piedras, pero su esencia no cambia. Es más, el estar en movimiento constante es lo que la mantiene cristalina.

Observar y actuar al percibir

Ayer mi primo se puso a arreglar el jardín. Pero no se subió a la escalera. Pintó varias macetas de distintos colores. Él no lo sabía, pero había terminado un proceso en consciencia.

No importa lo que haya tenido que comprender. Tampoco importa el tiempo que le llevó que le llegara a su mente consciente. Lo único importante es que logró alcanzar su estado de bienestar.

No es posible realizar un proceso creativo armónico en estado de desequilibrio. Una obra de arte como la que construyó, transmite paz, armonía y sanidad.

No solo llenó de colores su jardín. Dispuso las piezas de tal manera que se convirtieron en un mensaje por sí mismas. Y, por si aún no había visto bien lo que su consciencia le quería decir, tomó una foto para poder dejarlo impreso.

la percepción consciente

El aprendizaje que dejó

Si te vuelves atento a todos los sucesos, si logras estar siempre presente, verás que tu percepción es cada vez más fina. Podrás percibir tus sentimientos de inmediato pudiendo cambiar el rumbo de lo que ya se está gestando y no te favorece.

También lograrás percibir los sentimientos y emociones que las personas demuestran a través de sus gestos más sutiles. Y actuarás en consecuencia. Esto convertirá tu vida en algo mágico porque las puertas se abrirán aunque no hayas tocado el picaporte.

Hoy mi primo supo juntar las piedras y con ellas, creó su castillo. Deseo que esta historia te sirva de inspiración y te ayude a crear tu propia obra de arte.

tu vida es tu arte

Ya sabes que esta casa es también tu espacio. Y la podemos ir amueblando entre todos. Si tienes una historia inspiradora que contar, será bienvenida. ¡La esperamos!

¡Hasta la siguiente historia!  🤗

Los más leídos…

La resiliencia o cómo reconectar con la energía creadora

El poder de la mente en la salud

Empezar a escribir sin temor a la hoja en blanco

 

Comparte en las redes
Abrir el chat